Cáncer de Vejiga

consulta

Pruebas para detectar el cáncer de vejiga

Cuarto cáncer más frecuente en hombres

Mejora de la de calidad de vida

20 años experiencia

+30 años de experiencia

Todo lo que debes saber sobre el cáncer de vejiga

El cáncer vesical es una enfermedad que se produce debido al crecimiento anómalo y replicación de células tumorales en la vejiga.

La mayoría de los tumores de vejiga se inician en la capa más superficial, el urotelio, y conforme van creciendo pueden invadir las capas más profundas de la vejiga (submucosa o muscular. Con ello, se incrementa el riesgo de diseminación a otras localizaciones por lo que pueden requerir tratamientos más invasivos.

El riesgo de padecer cáncer en la vejiga aumenta a partir de los 55 años y con algunos factores de riesgo.

El cáncer de vejiga representa el 3,3% de todos los tumores, siendo más frecuente en el hombre (4,7%) que en la mujer (1,6%).

En España, según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) se diagnostican unos 12.200 casos anuales, lo que representa el 11% de los tumores del sexo masculino (10.700 casos) y el 2,4% de los femeninos (1.500 casos). La incidencia en nuestro país es de las más altas del mundo, siendo el 4º tumor más frecuente en hombres tras los de pulmón, próstata y colorrectales.

El síntoma principal es la hematuria (presentar sangrado en la orina).

Generalmente ésta es monosintomática (no se asocia a otros síntomas) y autolimitada (cede espontáneamente tras la ingesta de liquidos). Es cierto que la presencia de sangre en la orina no siempre traduce la presencia de un tumor, ya que otras patologías como por ejemplo las infecciones de orina, las litiasis, etc pueden ser causa de hematuria. Sin embargo, es fundamental que sea valorado por un urólogo en caso de presentar sangrado en la orina.

En algunos casos se puede asociar a otros síntomas como mayor frecuencia al orinar (tanto por el día como por la noche) o urgencia para realizar la micción. Estos síntomas también pueden aparecer en el caso de infecciones de orina u otras patologías por lo que deberían ser valorados por un urólogo para realizar un correcto estudio de los mismos.

Cuando el carcinoma de vejiga se encuentra en un estadio avanzado pueden aparecer síntomas como la dificultad o la imposibilidad para orinar, el dolor lumbar o el dolor oseo.

Existen múltiples factores de riesgo para desarrollar tumores en la vejiga. El principal y prevenible es el tabaco.

Las personas fumadoras tiene hasta tres veces más riesgo de padecer una cáncer de vejiga que aquellos que nunca han fumado.

Otros factores de riesgo son:

  • Exposición a sustancias químicas como las aminas aromáticas. Estas se encuentran en algunas profesiones como la industria textil (uso de colorantes), pintores, imprentas, peluquerías, etc
  • Inflamación crónica de la vejiga por presencia de catéteres, infecciones urinaria de repetición o cálculos en la vejiga.
  • La infección por Schistosoma Haematobium o Se trata de una infección por un parasito que se encuentra de manera endémica en África y el Oriente Medio. Produce fundamentalmente carcinomas escamosos de vejiga (una entidad poco frecuente y más agresiva)
  • Causas genéticas: Síndrome de Lynch , mutación dl gen del retinoblastoma o enfermedad de cowden
  • Pacientes que han recibido radioterapia en la pelvis pueden desarrollar tumores en la vejiga
  •  

La mayoría de los casos se diagnostican en la década comprendida entre los 60-70 años de edad y están ligados al consumo de tabaco fundamentalmente.

Las principales pruebas diagnosticas para detectar precozmente el cáncer de vejiga son la ecografía del aparato urinario y las citologías de orina (análisis de las células en suspensión en la orina).

Otras pruebas que nos ayudan en el diagnostico son el cultivo de orina, el análisis de la orina y en algunos casos, test de marcadores tumorales en vejiga.

Una vez diagnosticado el tumor o en caso de que con las pruebas anteriores no se haya conseguido realizar un diagnóstico, pero exista aun alta sospecha, se pueden realizar otras pruebas como un URO-TAC o una cistoscopia (prueba mínimamente invasiva que consiste en revisar la vejiga por dentro utilizando un instrumento flexible y fino que lleva una cámara en la punta y que nos permite obtener imágenes del interior de la vejiga).

Una vez confirmada la existencia del tumor se procedería a su resección transuretral bajo anestesia epidural. Esta intervención consiste en la introducción por la uretra de un instrumento dotado de un bisturí eléctrico con el que se extirpa la lesión para su posterior análisis y correcta identificación. Realizada la valoración de la agresividad celular y la infiltración en determinados casos de la pared vesical se procede a la búsqueda y localización de posibles metástasis mediante pruebas de imagen (TAC de toracoabdominopélvico y gammagrafía ósea). En los tumores con infiltración superficial de la pared de la vejiga es suficiente la resección transuretral (RTU) y posteriores instilaciones vesicales con fármacos de acción local y muy buena tolerancia (Mitomicín C o BCG). Estas instilaciones se realizan periódicamente y de forma ambulante, introduciendo en la vejiga una fina sonda uretral por la que se administra el fármaco. Las revisiones posteriores son imprescindibles. En los tumores de infiltración profunda de la pared vesical no metastásicos, el tratamiento de elección consiste en extirpar la vejiga, la próstata y las vesículas seminales en el hombre y vejiga, útero y ovarios en la mujer (cistectomía radical) y los ganglios vecinos (linfadenectomía iliobturatriz bilateral). En la misma intervención se procede a la derivación de la orina al exterior:
  • Ureterostomía cutánea: abocamiento de los uréteres directamente a la pared del abdomen. Precisa bolsa colectora.
  • Conducto ileal: abocamiento de los uréteres a un segmento de intestino que desemboca en la pared del abdomen. Precisa bolsa colectora.
  • Ureterosigmoidostomía: abocamiento de los uréteres a la porción terminal del intestino grueso de tal forma que la orina se eliminaría junto con las heces por el ano.
  • Derivación ortotópica (neovejiga): abocamiento de los uréteres a un segmento del intestino que se pone en continuidad con la uretra, por la que se eliminaría la orina.
Cada una de estas derivaciones conlleva ciertas ventajas y riesgos específicos que deberán comentarse detenidamente antes de tomar una decisión definitiva en tanto van a influir en el pronóstico y la calidad de vida postoperatoria.
doctor juan carlos ramirez urologo

El cáncer de vejiga es una patología que aparece tanto en hombres como en mujeres, siendo el 4º más común a día de hoy

Ponte ya en manos de nuestro equipo de especialistas en uro-oncología

Dra. Patricia Ramírez

¿Cómo pedir cita?

Si desea pedir una cita, puede acceder haciendo clic en «PEDIR CITA», seleccione si quiere una cita rápida o desea concertar una cita con algún miembro del equipo médico. También puede solicitar cita previa llamando por teléfono.

Reproducir video acerca de cancer-de-vejiga Video Abajo

Urólogo especialista en vejiga en Madrid

Uro-Oncología en Madrid

Recuerde, no está solo. Hay personas que se preocupan por usted y hay recursos que podrán ayudarlo.

Gracias a las técnicas más avanzadas, el equipo de urólogos expertos de Ramírez Urología puede ayudarte.

Blog especializado en Cáncer de Vejiga

es_ES