Cáncer renal localizado: síntomas, diagnóstico y tratamientos disponibles

Cuando nos encontramos con resultados anormales en nuestros estudios médicos, es completamente natural experimentar preocupación y el deseo de obtener más información sobre el tema. En estos momentos, buscar el consejo de profesionales especializados se vuelve fundamental para poder comprender la situación de manera completa y precisa, lo que nos ayuda a sentirnos tranquilos y bien informados sobre nuestra salud o cualquier otro aspecto que estemos enfrentando. 

urologo palpando riñón con dolor

¿Qué es el cáncer renal localizado?

El cáncer renal localizado, también conocido como carcinoma de células renales localizado, se refiere a un tipo de cáncer que se origina en los riñones y se encuentra confinado dentro del órgano, es decir, no ha invadido tejidos cercanos ni se ha diseminado a otros órganos o partes del cuerpo.

Tipos de cáncer renal localizado

Existen varios tipos de cáncer de células renales, que se clasifican principalmente según las características de las células tumorales que lo componen. Los tipos más comunes de cáncer de células renales son:

  • Carcinoma de células renales de células claras (CCRcc): Este es el tipo más común de cáncer renal, representando aproximadamente el 70-75% de todos los casos.
  • Carcinoma de células renales papilar (CCRp): Este tipo representa aproximadamente el 10-15% de los casos. Existen dos subtipos:
    • CCRp tipo 1: Este subtipo representa la mayoría de los casos de carcinoma de células renales papilar.
    • CCRp tipo 2: puede tener un mayor potencial de progresión y un peor pronóstico en comparación con el tipo 1.
  • Carcinoma de células renales cromófobo: Este tipo representa alrededor del 5% de los casos.

Es importante destacar que, independientemente del tipo específico de cáncer de células renales, el tratamiento y el pronóstico pueden variar según el estadio de la enfermedad, la salud general del paciente y otros factores individuales.

Síntomas del cáncer de riñón

El cáncer renal generalmente no muestra síntomas en sus etapas tempranas, pero a medida que avanza, pueden aparecer una variedad de signos y síntomas como por ejemplo:

  • Sangre en la orina (hematuria): La presencia de sangre en la orina puede ser un signo temprano del cáncer de riñón. La sangre puede ser visible a simple vista o detectada mediante pruebas de laboratorio.
  • Dolor en el costado o la espalda: El dolor puede encontrarse en la parte posterior del abdomen, por debajo de las costillas.
  • Masa o bulto en el abdomen: En algunos casos, el cáncer de riñón puede producir una masa palpable en el abdomen.
  • Fatiga persistente: La fatiga inexplicable y persistente puede ser un síntoma de cáncer de riñón, especialmente en etapas avanzadas de la enfermedad.
  • Pérdida de peso no intencional: La pérdida de peso sin una causa aparente puede ser un síntoma de cáncer de riñón avanzado.

Es importante tener en cuenta que estos síntomas no son exclusivos del cáncer de riñón y pueden ser causados por otras condiciones médicas, por ello es importante que se consulten con un médico para una evaluación adecuada.

urologo mostrando representación cáncer de riñon

Diagnóstico de cáncer localizado en riñones

Para el diagnostico del cáncer renal se realizan pruebas de imagen, análisis de sangre y un examen del tejido tumoral:

  • Evaluación de los síntomas y antecedentes médicos: inicialmente se realizará una historia clínica detallada en la que se evalúen los síntomas, así como los antecedentes médicos y familiares relevantes.
  • Examen físico: Se realiza un examen físico para valorar la presencia de masas abdominales o dolor en la zona renal.
  • Pruebas de imagen: Se pueden realizar varias pruebas de imagen para visualizar los riñones:
    • Ecografía abdominal: Es típicamente la primera evaluación que se lleva a cabo debido a su naturaleza no invasiva y que ofrece una excelente visualización de los riñones.
    • Tomografía computarizada (TC) abdominal: Proporciona imágenes detalladas de los riñones y otros órganos abdominales. Nos ayuda a definir mejor el tumor y permite valorar la presencia de metástasis.
    • Resonancia magnética (RM) abdominal: En algunas situaciones es preciso realizar una RM para obtener imágenes del riñón y de los tejidos circundantes.
  • Análisis de sangre y orina: Estos nos permiten identificar la presencia de sangre o proteínas en la orina, evaluar la función renal y valorar otros parámetros en los casos de cáncer renal avanzado.
  • Biopsia renal: En casos seleccionados puede ser necesario realizar un biopsia renal para determinar el tipo de tumor.

Tratamientos para el cáncer localizado en los riñones

El tratamiento para el cáncer renal localizado, es decir, aquel que está confinado al riñón y no se ha diseminado a otros órganos o tejidos cercanos, puede variar dependiendo de varios factores, como el tamaño y la ubicación del tumor, la salud general del paciente y las preferencias individuales. Algunas opciones de tratamiento para el cáncer renal localizado incluyen:

  • Cirugía: La cirugía es el tratamiento principal para el cáncer renal localizado. La nefrectomía parcial implica la extirpación del tumor y una pequeña porción del tejido renal circundante, preservando la mayor parte del riñón sano. La nefrectomía radical implica la extirpación completa del riñón afectado.
  • Ablación por radiofrecuencia (RFA) o crioterapia: Estos procedimientos mínimamente invasivos pueden ser una opción para algunos pacientes con tumores pequeños y localizados que no son candidatos para la cirugía o que desean evitar una intervención quirúrgica más extensa. La RFA utiliza calor para destruir las células cancerosas, mientras que la crioterapia utiliza frío.
  • Radioterapia: La radioterapia utiliza radiación de alta energía para destruir las células cancerosas. Aunque no es un tratamiento de primera línea para el cáncer renal, puede ser utilizado en casos muy seleccionados.
  • Terapia dirigida: Algunos medicamentos dirigidos específicamente a las células cancerosas, como los inhibidores de la angiogénesis (que bloquean la formación de nuevos vasos sanguíneos que alimentan el tumor) o los inhibidores de la señalización celular (que interfieren con las vías de crecimiento celular anormal), pueden ser utilizados en el tratamiento del cáncer renal localizado en casos seleccionados.

La elección del tratamiento dependerá de múltiples factores. Es importante discutir todas las opciones y sus posibles efectos secundarios para tomar la decisión de tratamiento más adecuada para cada paciente.

urologo examinando dolencia paciente

Clínica de urología especializada en tratamientos de cáncer renal localizado

En Ramírez Urología, contamos con un equipo de especialistas dedicados en especial a la urooncología que estarán a su disposición para brindarles apoyo y orientación durante este desafiante proceso. Les alentamos a solicitar una cita médica con nosotros para comenzar a trabajar en su tratamiento lo antes posible. Estamos comprometidos a proporcionarles la mejor atención y cuidado posible en esta etapa crucial.

es_ES